Blog

Terapeuta Pastor García ¡Mi pasión es ayudarte a encontrar tu camino!

Pastor Garcia

Cartas para mis pacientes: El dolor de un amor perdido

Compartir con amor

Cartas para mis pacientes: El dolor de un amor perdido

No existen palabras que pueda decirte y te quite el dolor que sientes en el alma.

Audio

  Video>>>

Perder un amor siempre produce dolor. Aquellos momentos felices son los únicos que se recuerdan. Esos besos cálidos y dulces, esas palabras de cariño que nos decíamos cuando soñábamos juntos. Esos planes que queríamos desarrollar, esos que parecen ahora solo un montón de mentiras.

Tener que ver a esa otra persona, esa que amábamos, y que quizás aun amamos, tan fría, tan distante, e incluso, tan hiriente, no es tarea fácil. Saber que para el otro ya no existes y sentir la impotencia de no poder detener el proceso duele hasta los huesos.

Y aun en medio de ese dolor, es necesario que te preguntes ¿Qué fue lo que realmente paso?
No se trata de que el otro sea malo. Todos somos producto de diferentes experiencias, y eso hace que tomemos decisiones distintas, buenas o malas.
Lo que para ti es importante puede ser irrelevante para el otro.

A veces solo necesitamos entender que mucho de lo que sentíamos solo era una ilusión de nuestro cerebro. Existieron buenos y malos momentos, pero, dentro de 3 meses, veras que todos son sobrevaluados. El dolor nos vuelve sensibles e incoherentes. Al final, el amor es ciego, ¿o no?

Llora lo que tengas que llorar. Llorar libera en tu cuerpo sustancias que te harán pensar con claridad. Bien dicen por ahí, que solo a través de una ventana limpia se puede ver con claridad el mundo. Limpia tus ojos, las ventanas de tu alma, y podrás ver mejor la realidad.

No sigas culpándote por lo que se hizo o se dejo de hacer. No sigas buscando culpas donde quizás solo existían incompatibilidades. No culpes al otro ni lo odies. Si el dolor que tu sientes en tu pecho se trasmitiera al otro, que te duela bastante. Mientras ese dolor no sea endosable, suéltalo, déjalo ir.

Asume tu dolor y ten paciencia. No te quedes solo, busca un proyecto, un amigo, un algo que hacer. No te avergüences de tu pena, y si tu dolor te hace pensar que la vida ya no vale nada, busca ayuda. Si eres paciente, veras que cada día dolerá un poco menos, pero acepta tu nueva situación y maneja tu realidad. Si sigues alimentando una ilusión y una mentira, jamás curaras.

No existen palabras que pueda decirte y te quite el dolor que sientes en el alma, pero si existen espacios en los cuales te puedo acompañar y ayudar.

Cartas para mis Pacientes 
Escrita por  Claudia Huertas Psicóloga
www.claudiahuertaspsicologa.com
En la voz de Pastor García Psicoterapeuta
ww.pastorgarcia.com

Facebook Comments

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *