Blog

Terapeuta Pastor García ¡Mi pasión es ayudarte a encontrar tu camino!

el niño interior

Depresión

DEPRESION, ¿ESTOY SUFRIENDO DE ESO?

Cuando nos sentimos tristes o melancólicos, nos sentimos solos. Pero cuando nos fijamos en las cifras de personas que sufren de depresión, nos daremos cuenta que no es cierto. Muchas personas sufren de esta enfermedad aunque personalmente no las conocemos.


El estimado de la OMS (Organización Mundial de la Salud) nos informa que el 4.4% de la población sufre de este mal, y que en Colombia, el 4.7% también la padecen (unas 2.300.000 personas aproximadamente).

Entonces surge la pregunta ¿Cómo se si yo o alguno de mis conocidos sufre de depresión? Estos son algunos síntomas a los que hay que prestar atención para conocer en qué estado se encuentra la persona que padece de esta enfermedad:
Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día según lo indica el propio sujeto o la observación realizada por otros. En los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable.

Las actividades que nos causaban felicidad o placer ya no causan efectos en nosotros (hacer ejercicio, ir de fiesta, comer algo especial, etc.)

  • Cambios en el peso por comer mucho o muy poco.
  • Dormir mucho o muy poco.
  • Sentirse o bien muy pesado para moverse, o muy agitado.
  • Sin energía para realizar las actividades diarias.
  • Sentirse inútil, culpable o inapropiado para todo.
  • Sentirse indeciso y con dificultad para pensar o concentrarse.
  • Pensar en que la muerte es la solución, teniendo o no un plan para terminar con nuestra vida.

Cuando esto sucede, debemos alertarnos para tomar un servicio de ayuda de la manera más inmediata posible. No estamos solos ni locos, solo estamos atravesando una etapa de nuestra vida en que necesitamos un apoyo para superar el miedo, la angustia y el dolor que nuestra mente y alma padecen.
Aunque existen varios tipo de terapias para solucionar este impase, desde la farmacológica hasta la terapia psicológica. Sin embargo, esta última nos va a permitir no solo superar la crisis, sino adquirir herramientas para que, en caso de volver a afrontarla, tengamos la fuerza y el método necesario para salir bien librado y con éxito.

La terapia del niño interior es una muy buena alternativa para superar este tipo de problemas. Muchas heridas están allí desde que éramos pequeños, pero nuestro cerebro las borra para no sentir el dolor. El verdadero problema es que, como cuando existe daño físico, si no se soluciona y solo se ignora, el dolor volverá una y otra vez. Reconciliarnos con nuestro pequeño yo y seamos felices.

Otra terapia que actúa de manera rápida y efectiva es la Terapia Regresiva Reconstructiva. Esta terapia consiste en ayudar a nuestra mente a recobrar esos momentos dolorosos que trata de ocultar y reconstruirlos, haciendo que revaloremos nuestra visión del mundo y de nosotros mismos, y nos permite acceder a la felicidad y el éxito que tanto anhelamos.

 

Facebook Comments

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *