Blog

Terapeuta Pastor García ¡Mi pasión es ayudarte a encontrar tu camino!

niño interior pastor garcia

La preexistencia

La preexistencia

Llegar por primera vez a lugares que en el momento te parece ya conocer con antelación, estar en una conversación e intuir cual va a ser el discurso de los otros interlocutores, ver que va a pasar algo que curiosamente, por alguna razón inesperada, ya se sabe y evitar dicho acontecimiento y salir ileso. Son situaciones que hacen alusión a una posible vida pasada o preexistencia.

No solo somos lo que vemos, pensamos, sentimos y percibimos de nosotros mismos. Somos mucho más y vamos más allá de lo humano, tangible, medible y cuantificable, somos seres espirituales, humanos, divinos y transpersonales que trascendemos en la medida o apertura de nuestra mente ante los nuevos conocimientos, aprendizajes y despertares de conciencia.

Ver Vídeo 

Un posible caso de preexistencia

Hace mucho tiempo atendí a Marcos un hombre de 35 años que sufría de insomnio, terrores nocturnos y muchísimo miedo a la oscuridad, situación que le impedía tener una vida tranquila y feliz. El no poder dormir le generaba cansancio, estrés, ansiedad, le impedía tener ánimos y buenas energías para trabajar en su empresa donde era encargado de personal; en ese entorno era donde más se estresaba y bloqueaba pues le faltaba demasiada motivación para continuar en su labor profesional.

Cuando Marcos entró en un estado ampliado de consciencia y en relajación profunda empezó a sentir mucha paz interior como nunca antes lo había experimentado, luego dentro del proceso de terapia regresiva fue a una vida anterior donde era un filósofo escritor y activista, que vivió a finales del siglo 18 en un pueblo latinoamericano donde la iglesia católica dominaba por ese periodo de tiempo, estando allí en esa época ve con sus propios ojos cómo las personas de color eran torturadas por los sacerdotes y militares al servicio de la religión, quienes les torturaban y asesinaban en público por no observar o aceptar el cristianismo.

Muchos de esos esclavos eran abusados sexualmente por los jerarcas de la iglesia así como por los militares y personas que tenían poder político en la época, más los que no permitían esos abusos o aceptaban la religión eran asesinados en la plaza pública delante de la mirada indiferente de las personas que presenciaban dicha barbarie.
En ese escenario le toca vivir a Marcos quien constantemente se opone a los crímenes de la iglesia católica, con críticas escritos y enfrentamientos cara a cara con los inquisidores, tratando de luchar por los derechos humanos y la dignidad de los negros.

Esta situación hizo que el clero de ese momento y país se fueran en su contra encerrándolo en una cueva especie de cárcel, como él pertenecía a una familia noble, no le mataron inmediatamente.
En las noches le torturaban y lo violaban constantemente los carceleros o encargados de su cuidado, allí vio morir a muchas personas que como él no apoyaban los crímenes de la religión y poderosos del momento.

Después de tres años en la cárcel amarrado con cadenas aguantando hambre y sed lo quemaron en la plaza pública a él y a otras personas más las cuales eran de raza negra, durante la sesión de Terapia Regresiva Reconstructiva, grita y llora al ver como mueren estas personas y a la vez empieza a sentir cómo las llamas empiezan a quemar su cuerpo hasta que muere.

¿Preexistencia o karma?

Marcos en la vida presente desde niño siempre que ve a una persona negra entra en pánico empieza a llorar y a experimentar un profundo dolor acompañado de tristeza y no entiende el porqué.
En las noches tiene miedo y duerme con las luces encendidas y si logra dormir tiene pesadillas de estar en un túnel oscuro donde lo tienen amarrado de pies y manos y con una mordaza en la boca.
Crece, llega a la edad adulta y las situaciones de terrores nocturnos continúan, asiste a consulta médica, psicológica, psiquiátrica y de diversos profesionales de la salud, más su infierno persiste cada vez más. En su búsqueda se encuentra con diversas creencias extranjeras y ajenas a sus raíces que le traían nuevos conceptos o puntos de vista sobre su problema al cual le llamaban karma y argumentaban que él había sido malo en una vida pasada y que ahora tenía que sufrir su karma y pagar hasta que en varias reencarnaciones futuras se purifique y pueda trascender.
Cuando llegó a mi oficina dijo: “Este es el último esfuerzo que hago, si esta vaina no funciona me mato“.

Cuando él descubre la muerte que tuvo en su supuesta vida anterior o preexistencia, entendió el origen de su insomnio y terrores nocturnos. Al entender esto pudo perdonar su pasado, sanar su niño interior que tenía miedo y al estar completamente libre de esos temores, el sueño maravilloso y reparador por primera vez vino a su vida.

En la actualidad Marcos lleva 4 años durmiendo bien completamente sano, prosperando en su empresa y con una maravillosa familia, que empieza a crecer bajo su sombra donde en lugar de oscuridad solo hay luz.

A propósito Marcos hoy es dueño de la empresa y solo emplea a personas de color a quienes les trata con amor y dignidad, pues lo que no pudo hacer en su anterior vida por tener sus manos amarradas hoy lo hace con libertad, alma, corazón y vida, donde los seres humanos que trabajan para él son su mejor inversión.

Facebook Comments

Write a Comment

Deja un comentario