Estima

Hazte estas preguntas

Contéstate estas pregunta a ti mismo/a. Te darán una pista clara de en qué punto te encuentras. Sé sincero/a. Piensa que nadie va a saber lo que contestas. Lo importante es saber cuál es tu situación para poder cambiarla. Si te mientes a ti mismo/a…, no podrás cambiar.

¿Te resistes a decirle que no a alguien que te pide un favor, a pesar de no querer dárselo?

¿Te cuesta pedir que no te interrumpan en una conversación?

¿Evitas ciertas personas que no quieres encontrar?

¿Te cuesta tomar decisiones en grupo?

¿No te gusta tu aspecto físico y te menosprecias por ello?

¿Sientes que no has logrado éxitos en tu vida?

¿Crees que siempre tienes la razón?

¿Crees que normalmente los demás tienen más razón que tú?

¿Te cuesta poner límites a alguien que te falta al respeto?

¿Te cuesta discernir cuando una persona te falta al respeto?

¿Te obsesiona el tema de gustar a los demás?

¿Necesitas a toda costa la aprobación explícita de los demás?

¿Sientes que no eres capaz de lograr lo que te propones?

¿Crees que no tienes demasiado valor, o que tu vida no la tiene?

¿Sientes que no tienes nada bueno que aportar a los demás?

¿Crees que eres tímido/a y te menosprecias por ello?

¿Te sientes vulnerable e inseguro/a cuando los demás te conocen bien?

¿Te has quedado anclado en algo que te dijeron y que no te gustó?

¿Te sientes culpable fácilmente aunque no hayan evidencias de ello?

¿Necesitas que te reconozcan un buen trabajo?

¿Sientes que te sobreesfuerzas para “dar la talla”?

¿Crees que nadie te quiere?

¿Sientes que te han abandonado y te fustigas por ello?

¿Te cuesta pensar en positivo sobre tu persona, tu vida y tu futuro?

La baja autoestima puede expresarse de muchas maneras.

Revisa estos síntomas

Revisa los siguientes síntomas de falta de autoestima. También te darán una pista de en qué punto te encuentras.

-Te autocríticas constantemente sin buscar evidencias.

-Te sientes insatisfacho/a y frustrado/a constantemente o muy a menudo, sin buscar opciones de resolución.

– Eres muy sensible a la critica de los demás.

-Te sientes atacado/a fácilmente.

-Todo te molesta sin motivos aparentes.

. Te cuesta tomar decisiones.

– Sientes un miedo exagerado a ciertas situaciones o relaciones.

– Te sientes atrapado/a en un problema y no buscas soluciones.

– Necesitas ser perfecto en lo que haces o en lo que eres.

– Necesitas la aprobación de los demás para emprender una acción determinada.

– Te cuesta decir NO a los demás.

– Te cuesta saber cuáles son tus derechos como persona.

– Te autoexiges muy a menudo hasta perder la salud.

– Te sientes culpable fácilmente, exagerando la magnitud de tus errores.

– Eres inflexible contigo y con los demás.

– Te disgustas fácilmente.

-Te irritas con facilidad.

– Todo te decepciona.

– Tiendes a verlo todo “negro” en tu vida.

– Te cuesta disfrutar de las cosas, de ti y de la vida.

NOTAS
La autoestima es:

– Creer en ti, pase lo que pase.

– Actuar desde tus principios y valores, sin necesitar la aprobación de nadie.

– Ser capaz de tomar decisiones.

– No postergar y saber actuar cuando es necesario.

– Tener ganas de prosperar, crecer, avanzar.

– Ilusionarse por proyectos personales.

– Ponerse metas y objetivos, alcanzables y realistas para tomar acción.

– Sentirse en igualdad de derechos que los demás.

– Sentir que tienes valor, así como tu vida y tus asuntos.

– Preferir buscar soluciones que aclansarse en la queja.

– Saber poner límites en una relación abusiva.

– Tener muy claro cuándo una relación es abusiva.

– Tener muy claro cuáles son tus derechos y saberlos defender.

– Encontrar el placer respetando a los demás.

– Abrirse a nuevas experiencias.

– Aceptarse a uno tal como es, con sus cosas buenas y sus cosas malas.

– Tener una visión positiva de futuro sobre uno/a mismo/a

– Amar vivir.

– Ser capaz de disfrutar de la mayoría de las actividades.

– Ser capaz de cambiar lo que no te gusta.

– Estar abierto a los cambios de la vida.

– Ser sensible a las necesidades de los demás.

– Estar abierto a la diferencia y a la idiosincrasia de los demás.

– Amar el diálogo y la mediación como instrumentos de relación con los demás.

– Confiar en tu propio juicio.

– Tener muy claro, pase lo que pase, que eres una persona valiosa a los ojos de los demás. Y darlo por supuesto.

Nº1

No te juzgues. No eres un bicho raro.
ES MÁS NORMAL DE LO QUE TE PIENSAS

No quererse es más normal de lo que tú te crees. En realidad, para ser más concretos, no es que sea más normal, sino más habitual. Se estima que 7 de cada 10 adolescentes tiene baja autoestima y que solo un 3% de las adolescentes se considera “hermosa”. Imagina lo que ello supone para una persona que sufre baja autoestima y no lo trata en toda su vida, ni tan siquiera cuando es más evidente, es decir, en la adolescencia.

Y desde luego no es cosa solo de la adolescencia. No se te pasa, si no lo tratas, al llegar a la adultez. Al contrario, se arrastra y se manifiesta de mil maneras. A veces es más evidente que otras. Pero en todos los casos, hay que aprender algo que no se aprendió para revertir la situación.

Una autoestima no tratada puede desencadenar síntomas más graves, como depresión, ansiedad, o incluso fobia.

A veces es invisible a los ojos de los demás, sin embargo quien la padece, conoce muy bien el estrés y sufrimiento que supone.

En cambio, una autoestima tratada crea una personalidad madura y estable, alegre y optimista, sana y abierta.

¿A qué es debida tu baja autoestima? Sin duda a la cultura en la que estás inmerso/a y posiblemente a la educación que has recibido en familia. Puede que tus padres tampoco se querían a sí mismos. Y no supieron educarte de otra manera. Puede que ellos de pequeños tampoco recibieron una educación basada en la autoestima.

Esto es lo que irás viendo en la app. Entenderás en qué se basa la baja autoestima y cómo la has aprendido. Entenderás que puedes aprender a quererte si tú quieres, hayas pasado lo que hayas pasado y estés pasando lo que estés pasando. Entenderás que tan solo se trata de aplicar, día a día, los 3 pilares básicos de la autoestima.

¿Te sientes un “bicho raro”? ¿Hasta ahora creías que una gran parte de la población no se sientía como tú?

La baja autoestima (y sus consecuencias) es el gran mal de nuestro planeta.

Nº2 Puedes relajarte

RELAJA TU MENTE

Entender el tip 1 te puede ayudar a relajarte.  Te puede ayudar a entender también que hay una causa detrás de cómo te sientes. Saber que hay una causa, te ayuda a quitarte de encima prejuicios hacia ti mismo/a. Ya no hace falta que te sientas un “bicho raro”.

Este punto es muy importante ya que no es lo mismo experimentar lo que sientes como si fuera un verdadero caos, que experimentar lo que sientes entendiendo el por qué y entendiendo que no eres el único o la única.

No es lo mismo.

La mayoría de las personas están como tú, a pesar de las apariencias. El tema es que la baja autoestima se expresa de mil maneras. Cada uno la siente de un modo diferente.

La buena noticia es que es reversible.

Sabiendo esto, ¿eres capaz de relajarte un poco más? ¿Te relaja saber que no eres el único o la única? ¿Qué sientes al saberlo?

La baja autoestima es el gran mal de nuestro planeta, pero es reversible.

Nº3 Abre tu mente

TEN BUENAS PERSPECTIVAS

Al saber que es reversible, ten perspectivas positivas sobre ti mismo/a… desde ¡ya! Ahora mismo. Tener expectativas positivas y realistas sobre tu persona es posible. Sobre todo si sigues al pie de la letra todos los tips y el entrenamiento básico.Ya estás en el camino hacia la transformación.

Así que, sí o sí, debes esforzarte desde el minuto 1 a tener buenas perspectivas sobre tu persona. Estás aprendiendo a amarte.

Sigue leyendo y aprendiendo desde este enfoque nuevo.

¿Qué perspectivas tienes sobre tu persona? ¿Son negativas? ¿Son positivas? ¿Cuál es la imagen de ti que te viene a la mente, hoy por hoy?

El principio del resto de tu vida empieza hoy.

Nº 4 Todo se aprende

EL TEMA PRINCIPAL ES… APRENDER

Aprender es el tema principal de toda la app. La autoestima alta no viene de la nada. Viene exclusivamente de un buen aprendizaje.

Si todo se aprende en la vida, entonces a amarse también se aprende. Y por supuesto, a no amarse… también se aprende. Pero esto ya lo sabes. Por esto estás en el punto en el que estás.

Solamente has aprendido a no amarte. ¿Solución? Aprende a amarte. Así de fácil. Ahora es tu oportunidad. Ya no dependes de los demás para aprender. Ni de tu padre, ni de tu madre, ni de tus hermanos o familia, ni de los profesores y amigos. Sólo dependes de ti.

Esta oportunidad de cambio está bajo tu control.

¿Te anima saber que puedes aprender a amarte? ¿Te sientes capaz de aprender cualquier cosa si te enseñan cómo hacerlo? ¿Estás preparado/a para aprender?
En la vida, todo se aprende.

Nº5 Desaprende

DESAPRENDER PARA APRENDER

Para aprender…, primero debes desaprender lo que ya has aprendido. Es decir, debes desaprender a no quererte. Debes olvidarte de todo lo que hace que no te ames y que no estés a gusto contigo mismo/a.

Concretamente, debes desaprender lo que no está funcionando. Lo que no te trae beneficios. Incluso lo que no trae beneficios a nadie. Lo que te hace sufrir.

Esto es lo que vas a hacer primero. Tienes que saber concretamente lo que no está funcionando en ti, para luego erradicarlo de tu mente. Finalmente, ya podrás aprender lo nuevo.

Por eso es tan importante que te centres en los siguientes tips, los que te ayudarán a saber qué debes dejar de hacer, pensar y sentir.

¿Sabes lo que no está funcionando en ti? ¿Te sientes capaz de desaprender hábitos que ya están instalados en tu vida? ¿Estás preparado/a para desapegarte de tu pasado?

Soltar para acoger. Desaprender para aprender

Nº6 Toma consciencia

LO QUE PIENSAS, LO QUE SIENTES Y LO QUE HACES

Ahora se trata de saber lo que tienes que desaprender. Para ello, debes tomar consciencia de lo que ocurre en tu vida. Concretamente, debes tomar consciencia de lo que piensas, lo que sientes y lo que haces.

Pensamiento – Emoción – Acción

Si no tomas consciencia de ello, no podrás contnuar, puesto que no podrías averiguar lo que hay detrás de tu falta de autoestima. Es decir, el origen de ésta.

Si crees que tu autoestima es baja (esto lo evaluarás más adelante), deberás saber qué lo origina. Por ello, presta atención a:

  1. Lo que piensas sobre ti: Las creencias y pensamientos sobre tu persona.
  2. Lo que sientes cuando piensas así:Las emociones concretas cuando piensas así.
  3. Lo que haces a consecuencia de todo ello: las acciones concretas que realizas cuando piensas y te sientes así.
  4. Y las situaciones concretas:cuándo se dispara todo ello.

Sé muy concreto/a.

¿Qiué piensas sobre ti? ¿Qué pensamientos negativos tienes sobre ti? ¿Qué sientes cuando no te encentras bien contigo mismo/a? ¿En qué momentos concretos te sientes así? ¿Te sientes mal contigo mismo/a todo el día o solamente en momentos concretos?

La autoestima depende solamente de tus pensamientos, emociones y acciones.

Nº7 Evalúa consecuencias

EL CÍRCULO VICIOSO

Tu baja autoestima tiene consecuencias. Sí o sí. Todo lo que piensas, sientes y haces crea consecuencias en tu vida. Tomar consciencia de pensamientos, emociones y acciones está bien. Pero debes seguir evaluando. Puede que estés creando un círculo vicioso.

Anota todas aquellas consecuencias que te vienen a la mente. ¿A qué te lleva pensar, sentir y hacer de esa manera? ¿Qué consecuencias tiene?

Por ejemplo, quizás pensar que no eres importante para los demás, te hace sentirte inferior y triste, con lo cual te relacionas poco. Esto te lleva a tener una vida social limitada. Esto sería una consecuencia. También te lleva a ocupar tu tiempo en otras cosas, con las que sí te sientes bien pero que te dejan en tu zona de confort. Por lo tanto todo esto te lleva a evitar situaciones que no sabes manejar bien, para al final sentirte seguro/a en otras situaciones. Todo ello, son las consecuencias.

Finalmente, puedes observar que estas consecuencias te llevan al mismo punto de partida. Sigues pensando que no eres importante, te sientes inferior y triste, etc. Son consecuencias que mantienen tu estilo de pensamiento. Gracias a estas consecuencias, te vas a sentir igual… o peor. Es el círculo vicioso.

Y lo peor… Acabas de averiguar que tu patrón te hace sentirte mal (lo que es una evidencia) y… bien también, puesto que te sigues manteniendo refugiado/a en tu zona de confort donde crees que estás seguro/a. Evitar te permite sentirte mejor. Procrastinar también.  Sea lo que sea, te ayuda a sentirte seguro/a, aunque en realidad sea peor.

En psicología, llamamos a estas consecuencias, “consecuencias mantenedoras”. Son las que hacen que sigas y repitas el mismo patrón en situaciones concretas.

La mente es un sistema inteligente. Siempre te llevará a la Zona Segura.  El problema es que, por las experiencias que has tenido, esta zona segura es falsa. Pero es la única que conoces… por ahora.

Las consecuencias hacen que te sientas mal y bien, al mismo tiempo. Y todo vuelve a repetirse. Es el círculo vicioso. Debes saber cuál es tu círculo vicioso concreto.

Tu tarea es darte cuenta de cuál es tu círculo visicioso concreto y de la falacia de la seguridad.

¿Qué consecuencias tiene tu patrón? ¿Son consecuencias positivas? ¿Son consecuencias negativas? ¿Qué consecuencias están manteniendo tu patrón? ¿Cuál es tu Zona Segura?

Tu zona segura es una falacia. La verdadera seguridad trae felicidad y tranquilidad. Nunca sufrimiento.