Adiós al trauma Sanando tu Niño Interior

Muchos de nosotros experimentamos en algún momento situaciones que generan traumas. Y, esos traumas, nos hacen sentir amenazados, asustados, abrumados y fuera de control. Los traumas comunes incluyen accidentes, ser víctimas de violencia física o sexual, o estar en una situación potencialmente mortal.


 

Los sobrevivientes de un trauma pueden sentirse culpables, asustados, enojados o vulnerables. La mayoría de nosotros superamos nuestra experiencia sin necesidad de ayuda profesional.

 

Sin embargo, para algunas personas, los efectos del trauma pueden durar mucho más. El trauma perdido tiende a ser más difícil de recuperar si ocurre o se repite en la infancia.

El trastorno de trauma puede desarrollarse cuando nosotros:

– Volvemos a experimentar los síntomas de los sentimientos del trauma.

– Tenemos una mayor sensación de amenaza (a través de alguno de nuestros sentidos: la vista, el sonido, el olfato…) o de vigilancia.

– Nos anclamos en los recuerdos dolorosos del pasado.

– Cuando tenemos pensamientos recurrentes y limitantes sobre nosotros mismos, otras personas y nuestro lugar en el mundo.

Adiós al trauma Sanando tu Niño Interior

Cuando sanamos nuestro niño interior, el trauma desaparece y da lugar a un adulto sano y equilibrado.

La sanación del Niño Interior es una colaboración entre el cliente y el terapeuta y trabajar juntos necesita formar una relación de trabajo y confianza.

 

La sanación del Niño Interior puede ayudarnos a manejar los sentimientos abrumadores que el trauma puede traer.

Podemos hacer esto hablando, escribiendo o dibujando.

Necesitamos dar sentido a lo que ha sucedido y, en compañía de un terapeuta especialista en la Sanación del Niño Interior, es posible nuestra sanación y recuperación.

 

El tratamiento del trauma se trata de dar sentido a lo que pensamos en ese momento y cómo nos vemos, sentimos, escuchamos, conocemos y percibimos en el mundo ahora.
 

Es importante recuperar nuestras vidas. El trauma puede tener el efecto de robar nuestras vidas y nuestra tranquilidad.

Después del trauma, a menudo comenzamos a evitar cosas con las que podemos sentirnos incómodos.
Esto puede reducir nuestro mundo.

La terapia efectiva consiste en recuperar las cosas que solíamos disfrutar o construir una nueva vida que podría valorar. De allí la importancia de un proceso terapéutico profundo de sanación.

 

La sanación del Niño Interior nos abre nuevas puertas y experiencias de vida específicas en las cuales somos los protagonistas de la historia y no los observadores.
 

Hay buena evidencia de que el trauma enfocado funciona cuando hablamos del trauma.

Sanando tu Niño Interior serás más feliz, pues el niño interior sano le da poder al adulto para que sea equilibrado, libre, autónomo y funcional.
 

Dile adiós al trauma Sanando tu Niño Interior.

Abrir chat
Hola
Cómo te puedo ayudar?
A %d blogueros les gusta esto: