La vida después de la viudez: cómo seguir adelante 

La muerte de un cónyuge es una experiencia dolorosa. Durante este momento difícil, los sentimientos de pérdida emocional pueden ser abrumadores. Cada uno de nosotros reacciona de manera diferente a ella. Pero tienes que saber que no estás solo en esto.

El duelo es un proceso, y existe una forma adecuada de duelo. Leer este artículo le dará una idea de lo que puede ser la vida después del duelo. Convertirse en viudo o viuda puede ser otra puerta que se abre a algo que podría alcanzar.

Las etapas de la viudez

El duelo por la muerte de un cónyuge o una pareja de mucho tiempo puede ser devastador, especialmente cuando ha planeado pasar toda su vida con ellos. Tienes el corazón roto y no sabes cómo seguir con la vida.

El duelo es la primera etapa de la viudez. Es cuando te conviertes en una nueva viuda/viudo. Es posible que aún esté asombrado, conmocionado y procesando lo que acaba de suceder. Si su cónyuge solía hacer el presupuesto, es posible que le preocupe enfrentar futuros problemas financieros.

La segunda etapa de la viudez es el crecimiento. Esta es la etapa en la que tu perspectiva de la vida se vuelve más evidente. Ahora está listo para seguir adelante y continuar con su vida. Ahora está listo para planificar y concentrarse en revisar los planes de jubilación y las inversiones.

La última etapa es la gracia. También se conoce como la etapa de transformación. Este es el momento en que te levantas y abrazas un nuevo capítulo en tu vida. También es el momento en que finalmente puedes concentrarte en nuevos planes y pensar en el futuro.

Los impactos negativos de la viudez

Según una revista publicada por la Asociación Americana de Psicología, el primer año de viudez es la etapa más crucial. Los investigadores encontraron una caída sustancial en la salud mental de las mujeres durante los primeros doce meses de duelo. El estudio reveló una mayor tasa de depresión y un funcionamiento social deficiente en las viudas.

Los efectos de ser viudo reciente sobre la actividad física también están asociados con resultados negativos para la salud.

La investigación realizada por Stahl y Schulz encuentra que la viudez aumentó las tasas de mortalidad y los intentos de suicidio de los cónyuges sobrevivientes. La pérdida de un esposo o una esposa exacerba el problema mental preexistente y desencadena síntomas físicos. Estos incluyen dolencias físicas y trastornos del sueño.

Las viudas experimentan un mayor riesgo de mortalidad en comparación con las mujeres casadas. El aumento de la mortalidad después de la muerte de un cónyuge se denomina “efecto de viudez”.

El efecto de la viudez es evidente en mujeres y hombres de todas las edades. Pero la resiliencia de una viuda depende de factores externos, como el acceso a grupos de apoyo emocional y el estatus socioeconómico.

Algunas viudas consumen alcohol y analgésicos al mismo tiempo. Una viuda que sufre de dolor es vulnerable a la adicción. Un estudio demuestra que una viuda con trastornos depresivos tiene una mayor probabilidad de volverse dependiente del alcohol.

Emprender una nueva vida después de la muerte de un cónyuge

Nunca sabremos cuándo nos quitarán a un ser querido. Algunos enviudan a una edad temprana, mientras que otros enviudan después de la jubilación. Avanzar no es fácil, pero aquí hay algunas formas de aliviar el dolor y seguir adelante.

1. Expresa tus emociones
A las viudas jóvenes que se quedan con niños que cuidar les puede resultar más difícil afrontar las etapas del duelo. Tener hijos que cuidar después de la muerte repentina de un cónyuge puede ser un tipo diferente de desafío emocional. Durante este tiempo, seguir adelante podría ser lo más difícil de hacer.

Cuidar a los niños mientras se trabaja y lidiar con el dolor no es fácil. Al cónyuge vivo que se queda con este tipo de lucha le resultará difícil encontrar esperanza o la energía para seguir adelante. Tienen que ser estables emocionalmente para apoyar a sus hijos mientras lloran la pérdida.

Reprimir las emociones y no tener tiempo para el duelo no es saludable. La expresión emocional es vital en el proceso de duelo, así que llore y permítase ser vulnerable a las personas que se preocupan.

2. Impulsa tu propia vida
Encontrar un nuevo enfoque para afrontar el futuro puede ser una alegría especial. Después de la muerte de un cónyuge, una familia que lo apoye y una sensación de logro pueden convertirse en su ingreso psíquico.

Pon en marcha tu vida creando tu legado. Inicie un grupo sin fines de lucro o únase a actividades de voluntariado que pueden ser gratificantes. Trate de trabajar con una fundación comunitaria local que pueda beneficiar a sus hijos en el futuro.

Participar en este tipo de actividades satisfactorias puede enriquecer su vida como viuda. Permítete tener un descanso del dolor. Necesitas superarlo, pero no dejes que tu vida gire en torno a él.

3. Construir conexiones
Comience a construir conexiones y únase a grupos de apoyo. Las viudas que se encuentran en su etapa de jubilación ya son susceptibles a problemas de salud por la soledad, ya que la pérdida de un cónyuge puede llevarlas a la depresión.

No tienes que pasar por el proceso de duelo solo. Rodéate de personas que puedan ayudarte. Tener un sistema de apoyo compuesto por familiares, amigos y grupos de apoyo lo ayudará a sobrevivir este momento triste.

Puedes construir nuevas amistades compartiendo tu experiencia. Asista a un club de lectura oa actividades comunitarias con caras nuevas. Habla con alguien de quien puedas sacar tu fuerza.

Pasar tiempo con sus hijos o conocer gente nueva al adoptar un nuevo pasatiempo lo ayudará a seguir adelante. Ser parte de algo puede ayudarlo a recuperarse y aceptar la pérdida de un cónyuge.

4. Fomentar una actitud que permita el renacimiento
Si está experimentando un duelo complicado en el que no ocurre un duelo normal, tenga paciencia. Date tiempo. La incapacidad de aceptar la muerte de un esposo o esposa puede llevar meses o más. Pero tenga la seguridad de que la curación llegará.

Tomará tiempo, así que sé paciente contigo mismo. Pronto sentirás que la tristeza, la ira y la fatiga se desvanecen. Comenzarás a recuperar el interés por los demás y el mundo exterior.

Te alegrarás de la felicidad de los demás en lugar de amargarte o entristecerte por ello. Esta será tu señal de renovación.

Todo esto quedará en el pasado. No se diga a sí mismo que nunca superará la muerte de su cónyuge.

Nuestro cerebro puede reunir evidencia para hacernos creer lo que queremos creer. Considere tener una vida después de la pérdida, y su cerebro notará oportunidades para demostrar que tiene razón. Nuestros pensamientos dictan lo que queremos creer. Así que trate de tener una perspectiva positiva y ayúdese a encontrar una nueva vida.

5. Evite el alcohol y las drogas
El alcohol y las drogas te ayudarán a sentirte mejor temporalmente, pero estas sustancias pueden tener un efecto nocivo tanto en tu salud física como mental.

Algunos viudos recurren al alcohol y las drogas para ayudarse a superar el duelo y la pérdida y escapar del dolor. Pero estas sustancias también pueden retrasar la recuperación y causar nuevos problemas de salud. Todos sabemos que estos no son mecanismos de afrontamiento saludables.

6. Ve a tu propio ritmo de dejar ir
Permítete llorar porque tus emociones son importantes. El proceso de curación puede ser lento, pero lo estás logrando. El hecho de que esté leyendo este artículo muestra que está progresando lentamente para seguir adelante con su vida.

No se preocupe si cree que no se está recuperando del dolor lo suficientemente rápido. Haz lo que puedas sin acelerar el proceso de curación, ya que forzarlo a terminar antes probablemente resulte en una curación incompleta.

7. Redescubre tu fuerza
Encuentra el tiempo para cuidarte. Encuentre maneras de mantenerse activo y ocupado.

Llena tu tiempo con actividades que disfrutes. Busque un pasatiempo, salga de la casa y lleve a sus hijos a unas vacaciones cortas. La compasión por los demás y por ti mismo es importante para la curación.

8. Hable con un profesional de la salud mental
Hablar de sus pensamientos y sentimientos internos con un profesional puede ayudarlo a comprender y procesar sus emociones.

¿Puede una viuda o un viudo seguir adelante?

Pueden, siempre y cuando busquen el apoyo de otros. A su propio ritmo, pueden llevar una vida gratificante y satisfactoria después de pasar por el dolor. Con sabiduría y apoyo, una viuda sin duda puede sobrevivir al proceso de duelo.

Siempre es posible avanzar y disfrutar de una vida significativa y transformada. Además, tu difunta esposa o esposo no querría verte miserable. Quieren que sigas adelante con tu vida y seas feliz.

Abrazar la vida después de la viudez

Pasar por el duelo y el duelo es una batalla personal. Buscar apoyo le ayudará a darse cuenta de que no tiene que pasar por la viudez sola.

Sal y permítete ser parte de un grupo y llena tu mente de pensamientos positivos. Busque atención médica si cree que la necesita. Cura a tu propio ritmo. La pérdida de un ser querido puede ser dolorosa, pero la vida no termina aquí.

Si cree que necesita ayuda emocional durante estos tiempos oscuros, llámenos.  Puede programar una cita con nosotros aquí.

Fuente:
kentucky counseling center.