Conexión espiritual con tu Niño Interior

Es sorprendente descubrir que nuestra felicidad hoy depende mucho de experiencias de hace tanto tiempo, de nuestra infancia. Si piensa en sus experiencias infantiles como un mapa de partida para el futuro y se da cuenta de los efectos que el pasado tiene en su vida actual, estará más cerca de una vida más feliz. Cómo te criaron y las interacciones que tuviste en esos importantes primeros años determinan qué tan bien adaptado estás y cómo tomas tus decisiones.

Tu niño interior es una parte poderosa de tu mente, tu lado amistoso, alegre, emocional, libre y juguetón. Representa al niño pequeño que solías ser que necesitaba amor y consuelo, y combina tus emociones más básicas, la sensibilidad y la creatividad con las que naciste y que podrías haber reprimido mientras crecías.

El niño interior es el aspecto infantil del ser humano y se basa en todo lo que ha aprendido y experimentado cuando era niño antes de la pubertad. Este niño interior significa una unidad semiindependiente que se subordina a tu mente consciente y ser consciente de ella puede ayudarte a mejorar tu vida. Tu niño interior es tu esencia, el aspecto de tu conciencia que es naturalmente inocente, sencillo y lúdico.

Cómo descubrir a tu niño interior

Aprender a descubrir a su niño interior le permite experimentar una vida feliz y equilibrada. Mientras busca a su niño interior, tiene la oportunidad de mejorar su libertad emocional y sentirse más en paz consigo mismo. Este tipo de conexión espiritual profunda afecta todas las áreas de tu vida, por lo que al descubrir a tu niño interior, también te sentirás más alegre, con más energía e incluso cambiarás tu perspectiva sobre algunas cosas indudables. A continuación, se muestran algunos pasos sencillos:

Deje de restringir sus acciones: considere siempre lo impulsivo que es ahora en comparación con su infancia. En lugar de ignorar ese instinto, intente escuchar esa voz que le dice que pruebe algo nuevo. Déjese explorar nuevas actividades y sentimientos, invite a la novedad en su vida, disfrute de la libertad de las limitaciones habituales.

Explore su imaginación: permítase continuamente ser imaginativo, tanto en sus acciones como en sus pensamientos. Deja de preocuparte por lo que otros quieren, esperan o esperan de ti y, en cambio, usa tu inspiración para encontrar nuevos recursos para tu felicidad.

Mejore sus habilidades para escuchar: para mejorar sus habilidades para escuchar, no olvide comenzar con las cosas más pequeñas, como el sonido de los latidos de su corazón. Luego, comienza a prestar atención a los sonidos que te rodean y descubre lo que significan para ti. Enfoque su corazón y su mente en los mensajes importantes de su universo.

Abraza la energía espiritual: mientras haces esto, estás abriendo el flujo y desarrollando las habilidades de la conciencia de la voz interior. Esto puede ayudar a tomar decisiones en el lugar y momento adecuados. También puede ayudar a atraer a las personas que necesita y crear sincronicidad en su vida.

Haga una pausa para reír y sonreír: todo el mundo tiene problemas en la vida, pero eso no significa que no deba encontrar motivos para sonreír. Agradezca cada día sus experiencias y busque siempre nuevas actividades para hacer su vida más interesante y emocionante.

Involucre al mundo usando sus sentidos: simplemente recuerde cómo el mundo parecía más brillante cuando era niño. Esas imágenes deberían recordarle lo feliz que estaba cuando veía el mundo desde una perspectiva más entusiasta. Debe tomarse un tiempo para apreciar los colores de la calle por la que camina todos los días, o el olor de la torta o pastel recién horneado que acaba de sacar del horno, o la sensación del vestido nuevo que acaba de comprar.

Sácalo a la luz: Sacar a la luz a nuestro niño interior, nutrirlo y hacer un esfuerzo consciente para conectar con él es una experiencia poderosa que revela mucho sobre nosotros, nuestros sentimientos y nuestra búsqueda de la felicidad.
En este proceso de descubrimiento, a veces puede encontrar que todavía hay heridas del pasado que no se han curado adecuadamente, aunque ahora no piense demasiado en ellas. Es vital sanar tus contusiones mentales y ayudarte a ti mismo y a nuestro niño interior a un camino más feliz.

Las heridas emocionales: Las heridas emocionales que ha sufrido en su infancia pueden desarrollarse con el tiempo. A medida que pasa el tiempo, puede volverse emocionalmente susceptible y disfuncional como adulto. Los signos pueden variar desde baja autoestima, desequilibrios emocionales, trastornos alimentarios, problemas de identidad, problemas de intimidad o incluso adicciones a sustancias y comportamiento delictivo.

La verdadera felicidad: La verdadera felicidad solo puede provenir de sanar a su niño interior y esto le permitirá descubrir la fuente de muchos miedos, inseguridades y patrones de vida que socavan. Solo si te acercas a tu niño interior y le muestras amor, puedes empoderarte para vivir una vida mejor, y aquí hay algunos pasos que pueden ayudarte con ese esfuerzo:

Paso 1: Gánate la confianza de tu niño interior: para sanar a tu niño interior herido, debes desarrollar la confianza. Esto significa que su niño interior necesita tener fe en usted y debe entender que su único propósito es protegerlo y nutrirlo.

Paso 2: Lucha contra sus dolores extremos: como un niño asustado, debes ayudar a tu niño interior a superar el dolor y seguir adelante. Trate de comprender el dolor de su niño interior y aprenda a aceptarlo. Después de abrazar los sufrimientos de su niño interior, está un paso más cerca de la sanación profunda.

Paso 3: Deja ir tu enojo: aunque es natural estar enojado, no significa que tengas que estar enojado todo el tiempo. Al perdonar, tienes la oportunidad de sanar a tu niño interior. El perdón requiere mucho amor y dedicación por los demás.

Paso 4: Lucha contra la soledad: asegúrate de que tu niño interior se sienta aceptado, amado y comprendido y que reconozca su verdadero yo. Tienes que ayudarlo a alejar la culpa del pasado para poder abrazar la alegría del presente.

Paso 5: Dale la bienvenida a tu vida: Invitarlo, presentarlo y recibirlo en la familia es de vital importancia para que se integre al adulto sano y responsable, que le llevará de la mano a una re-crianza y madurez feliz.

Debido a que todos llevamos una parte de la esencia de nuestra infancia dentro de nosotros, es útil comprender cómo influye en nuestras vidas y cómo podemos usarla para desarrollar una forma de vida más plena.

Al reconocer y nutrir a tu niño interior, puede beneficiarse de un sentimiento de plenitud, verdadera independencia del pasado, libertad para expresarse y un sentido natural de optimismo, inspiración y resistencia.

Entonces, ¡no subestimes el poder de tu niño interior!

Sana tu Niño Interior con Terapia Regresiva Reconstructiva

Abrir chat
Hola
Cómo te puedo ayudar?
A %d blogueros les gusta esto: