Blog

Terapeuta Pastor García ¡Mi pasión es ayudarte a encontrar tu camino!

el niño interior pastor garcia

Los sueños y el niño interior

Los sueños y el niño interior

Todos soñamos tanto despiertos como dormidos, algunos de esos sueños son terribles y horrorosos y lo mejor que puede suceder es despertar de ellos, pero la gran mayoría de los sueños que tenemos los seres humanos mientras estamos despiertos, son gratificantes y nos gustaría que fuesen una realidad tangible, medible y cuantificable donde la vida transcurre con felicidad.

En esta entrega, más que hablar de los sueños nocturnos que tenemos mientras dormimos, voy a hablar de los sueños que tenemos con los ojos abiertos y que en la mayoría nunca se cumplirán. Esto suena desmotivador afirmarlo.

¿Qué relación tienen los sueños y el niño interior?

Los sueños (esos anhelos o deseos más profundos que tenemos los seres humanos de ver realizado o culminado un proceso vital de nuestra existencia) se pueden bloquear por creencias inconscientes traídas desde la niñez, por descompensación entre ellos y el niño interior. De acuerdo al grado de sanación y equilibrio que tengamos con respecto al niño interior, será la capacidad o medida de alcanzar nuestros sueños, metas y objetivos.

Ver Vídeo 

Un niño interior sano en el adulto del presente es la mejor manera de alcanzar nuestros sueños, pues los sueños y el niño interior van de la mano tanto si estos son negativos o positivos.

En el caso de un adulto traumatizado o herido en su infancia, con su niño interior sin sanar, va a ser muy difícil que se proyecte al futuro con sueños gratificantes, pues en el preciso instante de visualizar el futuro en positivo, su cerebro inconsciente le va a liberar las imágenes, emociones, voces y sensaciones de las heridas emocionales de la infancia, incapacitándole o bloqueándole su visión de vida para continuar, cristalizar esos sueños y hacerlos realidad.

¿Cómo hago para que mis sueños se hagan realidad?

Una de las preguntas más comunes en las áreas del desarrollo personal y en los procesos de coaching es precisamente esta: ¿Cómo hago para que mis sueños se hagan realidad? Y las respuestas son tan numerosas como las excusas, pero para hacer tus sueños realidad más que tener un proyecto de vida para alcanzarlos o un plan de acción que vas a echar a andar para obtener resultados satisfactorios, es necesario ir a la raíz de tu ser y sanar al niño interior.

Pues si la raíz del árbol frutal es débil, esta seca o podrida es imposible que dé frutos y si llegase a darlos estos serían marchitos, llenos de gusanos o parásitos e imposibles de consumir, porque posiblemente envenenarían o intoxicarían el organismo de quien los consuma. En el caso de los sueños y el niño interior el segundo debe estar sano, fuerte y firme para que los frutos o sueños se den sanamente.

Un árbol sano frutos sanos dará. Un niño sano, en un adulto sano y feliz se convertirá.
Ahora bien para que tus sueños, metas y objetivos se hagan realidad sana a tu niño interior y permítele al adulto naciente hacer su aparición en el escenario de la vida donde trascurre la existencia llena de felicidad y elementos mágicos, espirituales, científicos, humanos y maravillosos que te ayudarán a trascender al máximo nivel de tu existencia humana.

Facebook Comments

Write a Comment

Deja un comentario